Visita a la Iglesia



IGLESIA NTRA. SRA. DE LA ASUNCIÓN
EL TIEMBLO – ÁVILA

Cabe suponer que en un lugar donde ya existía un templo, que al parecer daba nombre a una determinada zona, se quisiera realzar aún más con la construcción de otro de mayores dimensiones y de estilo más sobrio. Así lo da a entender la edificación presente de la cabecera, crucero, nerviaciones y los arranques de los muros exteriores; que de haberse construido en su totalidad hubiese sido una de las joyas arquitectónicas de la provincia…
La iglesia parroquial actual responde, en su construcción, a tres épocas diferentes: la torre se supone que es del siglo XV o de una obra arcaizante, la cabecera y crucero, de estilo gótico-isabelino, del siglo XVI y las naves pueden pertenecer al XVII. El proyecto lo realizaron Juan de Mondragón y Lucas Giraldo
(Antonio Estrella Grande y Julián González de la Fuente, Iglesia  Parroquial de Ntra. Sra. de la Asunción)



ARQUITECTURA:


El Templo tiene cabecera única orientada (hacia el Este, hacia la luz de la mañana que vence a la noche), tres naves, puertas al norte y sur, y torre a los pies.

La cabecera es poligonal, construida con sillería bien aparejada y de extraordinaria altura, ya que sus bóvedas arrancan de unas altas líneas  de impostas donde apoyan los haces de nervios y arcos. La bóveda es de crucería con terceletes.

Delante de la capilla mayor se cruza una amplia nave de crucero, construida con la misma sillería e igual magnitud. Unos gruesos pilares circulares levantan una bóveda de crucería  con terceletes, iluminada lateralmente a través de dos ventanas de medio punto situadas bajo ellas.

En el exterior, la cabecera y la nave de crucero ofrecen paramentos lisos y contrafuertes en todos los ángulos; rematados, algunos, con adornos abalaustrados.

La sacristía tiene una extraña planta pentagonal por incluir el contrafuerte, pero se cubre con bóveda de crucería con terceletes como si se tratara de un espacio cuadrado.

Desde la sacristía se accede a una escalera de caracol, cuyo cuerpo cilíndrico es bien visible en el exterior y que asciende de forma helicoidal a las bóvedas del presbiterio.

A partir del crucero se pierde la monumentalidad; por el exterior se ve el plan previsto de tres naves con arcos apuntados de gran altura que debían ir abovedadas. En su lugar se construyó un cuerpo de iglesia con tres naves separadas por dos arquerías de piedra,  de tres arcos de medio punto cada una sobre columnas de capitel liso.
Las cubiertas de las naves son armaduras de madera de par y nudillo con tirantes la central y de colgadizo las laterales.

La torre se levanta a los pies y se divide horizontalmente en tres cuerpos por medio de cornisas de bolas abulenses.  Se entra desde la tribuna por un arco de medio punto y se sube por una escalera de caracol con diferentes marcas de cantero.



RETABLOS E IMÁGENES:

Son pocos los conjuntos escultóricos de la parroquia en comparación con su tamaño. Los retablos que hoy la adornan proceden de otros pueblos de la provincia por pérdida de los suyos en la guerra civil.
El retablo mayor de forma semicircular, dorado, se cubre de abundantes adornos florales. Pertenece al primer tercio del siglo XVIII. La imagen de la titular, Ntra. Sra. de la Asunción, es una interpretación moderna de las Asunciones barrocas. Remata el retablo con un lienzo de San Francisco de Paula arrodillado ante un Crucifijo y con el medallón radiado con la inscripción “CHARITAS”; pertenece al siglo XVII o XVIII.

En la Capilla Mayor, un Cristo crucificado moderno en talla en su color natural, que procesiona en Semana Santa.

Los retablos laterales del crucero están sin policromar; uno dedicado a la Pasión con bajorrelieves de figuras llevando signos de la pasión y rematado con un Cristo con la cruz a cuestas también en bajorrelieve. La hornacina central acoge a la Virgen Dolorosa de vestir que sale en procesión los días de pasión. El retablo es del segundo tercio del siglo XVIII y la imagen del XVII o XVIII.

En la misma nave hay un Nazareno con la cruz a cuestas de escayola y un Cristo yacente en su urna  del mismo material. Junto a ellos está el Ecce Homo con las manos cruzadas sobre el pecho y las piernas ligeramente  abiertas, cubierto con paño de pureza de finos y profundos pliegues, del siglo XVI. Todas procesionan en el Triduo Santo.

 A continuación un retablo policromado en azul y rojo veteado, y doradas las guirnaldas, racimos, acantos y festones; en su hornacina central contiene una imagen de la Inmaculada del siglo XVII, de la escuela de Gregorio Fernández. Una lámina de San José se sitúa en el ático que culmina con un frontón triangular.

Siguiendo la misma nave resalta y destacamos un Cristo entrando en Jerusalén por su monumentalidad y por ser una talla moderna del escultor tembleño Nicomedes Díaz Piquero. Procesiona el Domingo de Ramos.

Un cuadro en lienzo del Cristo de Burgos, restaurado, cubierto con larga enagua que le llega por debajo de las rodillas, los enormes clavos y el huevo a sus pies es el símbolo de la continuidad de la vida. Se le conoció por el Cristo del Miserere. Es del siglo XVII.

En el Bautisterio, la pila de piedra cóncava con cenefa de picos en el borde responde a un tipo románico. Un Cristo Resucitado de escayola nos habla de la nueva vida del Bautismo.

En el crucero de la nave derecha, otro retablo, también sin policromar; es rico en hojarasca barroca y  sería de la misma fecha del paralelo. En el centro tiene un lienzo de la Virgen con el Niño, copia del siglo XVII o XVIII de la Virgen del Populo. Remata con un Niño Jesús de escayola moderno que se utilizaba en la Santa Infancia.

El otro retablo de la nave, de echura moderna, tiene las imágenes de la Virgen del Carmen en el centro y de San Antonio, patrono del pueblo, ambas de escayola. Al otro lado está Santa Teresa en talla de madera de largo cuello y movido hábito con su pluma y su libro.

Debajo de la tribuna hay una Virgen con el Niño en talla de madera del siglo XV. Al lado, una imagen de Vestir moderna de la Virgen que procesiona el día de Las Candelas con las “rosquillas”  y el Domingo de Pascua para el “Encuentro” con el Resucitado.

En la Tribuna, el órgano y su fuelle, en desuso por estar estropeado, es de 1893.






No hay comentarios:

Publicar un comentario